Sesiones de toma de conciencia

sesiones consciencia
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram

El principal instrumento para la toma de conciencia es el Coaching.
Mediante un proceso sucesivo de preguntas y respuestas, el Coach ayuda al Coachee a que encuentre respuestas a sus problemas y a que se le abran caminos que el Coachee ni siquiera se había planteado. El coaching surgió en su origen, como un instrumento de carácter más mental, pero en los últimos años se ha abierto también a instrumentos de carácter más emocional y energético, como el Coaching sistémico, el Coaching Cuántico, etc

El objetivo de las sesiones de toma de conciencia es que el cliente se dé cuenta que elementos están imposibilitando o entorpeciendo la consecución de sus objetivos. Los obstáculos pueden ser de carácter interno o externo.

Si los obstáculos son externos, la labor del terapeuta consiste en hacer ver al cliente que relación hay entre ese obstáculo y el mismo, y, porque, y sobre todo para que, ese obstáculo ha aparecido en su vida.

Si los obstáculos son claramente internos, la labor del terapeuta es incidir en los límites que el cliente se pone a sí mismo para avanzar y en los patrones que están condicionando su vida.

Con respecto a los temas de prosperidad, la labor del terapeuta consiste en ayudar al cliente a que abandone los patrones de carencia, tanto personales como familiares y sociales y que supere las creencias que los acompañan.

Una de las razones que imposibilita salir de las creencias limitantes, es porque pensamos que esto nos puede separar de las personas. Por ejemplo, si nuestro padre creía en una serie de patrones muy carenciales, al separarnos de los patrones nos separamos de nuestro padre. Nada más lejos de la realidad. Eso supondría pensar que nuestro padre son sus patrones. Mi experiencia es que se produce el efecto completamente contrario, te acercas más a las personas. De hecho, compartir patrones limitantes lleva mucho más al enfrentamiento que no compartirlos.

Otra razón que imposibilita salir de las creencias limitantes es pensar que no podemos. Existe un viejo cuento que lo refleja muy bien. Se dice de un elefantito que de pequeño le ataron una pierna con una cuerda que estaba atada a una estaca, que estaba clavada en el suelo. El elefantito no podía soltarse. Pasaron los años y el elefantito, aunque se hizo mayor, seguía pensando que no podía soltarse. Gracias a Dios, existen muchos instrumentos que pueden ayudarnos a avanzar frente a creencias que parecen inamovibles. De hecho todas las creencias basadas en la carencia, son falsas, y solo se sostienen si decidimos como personas y como sociedades creer en ellas. De hecho, si Ford decía aquello de “tanto si crees que puedes como si crees que no puedes tienes razón”, referente a la prosperidad lo podemos transformar en, “tanto si crees en la carencia como si no crees en ella tienes razón”

Asimismo, la razón principal que nos imposibilita salir de las creencias limitantes, consiste en aceptar, tal y como piensa la mayoría de la sociedad, que la carencia es inevitable. Si es así, la persona va en contra del movimiento del universo, que es expansivo y muy abundante y se niega lo mejor para sí y para los demás, creando un efecto contractivo en el planeta a pequeña escala y perjudicando a todos, principalmente a sí mismo.

Solo podemos acabar, recordando y parafraseando una frase muy conocida, “sé el cambio que quieres ver en la sociedad, en el planeta, y en el universo”. Recordemos “el aleteo de la mariposa” y sus efectos. Todo está conectado.

Artículos destacados

¿Todavía no tienes tu regalo?

Solicita aquí el acceso a mi masterclass y el ebook «10 vitaminas para la prosperidad». Te sorprenderás de todo lo que eres capaz de lograr.

Ir arriba