Definición de prosperidad

definicion de prosperidad
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram

La prosperidad es un estado de ser donde no existen carencias.

Esta definición puede parecer una contradicción viendo la vida de nuestro planeta y de las personas que lo componen, ya que casi todas las personas adolecen de alguna carencia, en el ámbito de la salud, de las relaciones, de la vida familiar y por supuesto de la economía. Sin embargo vamos a tratar de argumentarlo desde un planteamiento cuántico.

La mayoría de los astrofísicos reconocen que la energía del universo es muy abundante y que sus propios límites son inmensos. Algunos incluso defienden que esa energía es infinita. Si observamos el simple movimiento de los propios planetas del sistema solar alrededor de su eje y de estos alrededor del sol, constatamos la inmensa cantidad de energía, solo en nuestro sistema solar, capaz de mover, miles, sino millones de economías como la nuestra. El problema, por lo tanto, no se trata de la existencia o no de la propia energía, sino de hacerla llegar a donde esta sea necesaria.

Comencemos con el aspecto económico.
La mayoría de los libros de Economía defienden que “como los recursos son escasos hay que darles a esos recursos usos alternativos eficientes” y argumentan que es la principal razón de la existencia de la economía. Yo niego la mayor. Los recursos en el universo no son escasos, si no muy abundantes, como la energía. Observemos si no la multiplicación de la riqueza mundial desde principios del siglo XIX. Solo en Norteamérica, a principios del siglo XIX, no existía casi ni el dólar, ni las inmensas compañías, ni los edificios. De donde salió, ¿de la nada? No había riqueza creada que justificara la riqueza que actualmente existe, que es miles de veces más grande. En la España de los años 50 el nivel de vida era bajísimo y muy pocas personas vivían sin estrecheces. Desde los años 60 en adelante la economía se ha multiplicado exponencialmente, y solo hablando de la creación de riqueza, esta ha aumentado enormemente. Se podrían poner otros ejemplos como China, India, etc. Si el problema no es por tanto de energía ni de creación de riqueza, ¿Dónde está el problema?.

Sigamos con el aspecto de la salud.
Hoy una mayoría de médicos reconoce que algunas enfermedades tienen un origen psicosomático. Además cada vez es mayor el número de médicos que reconocen dicho origen psicosomático en la mayoría de las enfermedades.

La enfermedad es de hecho un atentado contra el propio cuerpo. Hay una frase que lo define muy bien: “La enfermedad es una defensa contra la verdad”(U.C.D.M.) La enfermedad no es algo que te toca, es algo que creas. De hecho es una creación que se convierte en materia. La enfermedad no es inevitable, y desde luego los aspectos mentales y emocionales se pueden trabajar conmigo. Para los aspectos físicos recomiendo a personas que crean en la salud por encima de la enfermedad.

Por último en el tema de las relaciones, es evidente que las personas que dan más amor lo reciben en abundancia.
En este tema existen montones de casos. Frente a este planteamiento hay personas que dicen que dicen que han dado mucho amor. Mi argumento es que si no han recibido amor, lo que dieron no fue amor.

En todos los casos, y de nuevo, la carencia no está en el universo, si no en la mente y en las emociones de quien decide quedarse en ella. La carencia física, las penurias económicas, la falta de amor, son solo una consecuencia de los patrones mentales y emocionales, tanto individuales como colectivos y familiares, de todos los que la consideran inevitable. La carencia es solo una maestra en el camino hacia la prosperidad. Carece de sustancia y de contenido y solo se perpetúa a través de las personas que deciden sostenerla.

Hay muchas personas que quieren cambiar el mundo, y generalmente lo hacen con un criterio de carencia. ¿No sería maravilloso que muchas personas con conciencia, cada vez más, se movieran con un criterio de prosperidad, crearan riqueza y multiplicaran esta energía por todo el planeta? ¿Hacia dónde nos llevaría?

La respuesta está en ti, ¿Te atreves?

Artículos destacados

¿Todavía no tienes tu regalo?

Solicita aquí el acceso a mi masterclass y el ebook «10 vitaminas para la prosperidad». Te sorprenderás de todo lo que eres capaz de lograr.

Ir arriba