La prosperidad y las creencias: un camino hacia el éxito

camino hacia el exito
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram

Nuestras creencias son el elemento mas determinante de nuestra vida.  Todo lo que creemos con fuerza y determinación en nuestro interior, lo materializamos en el exterior de manera contundente e inevitable. Lo que creemos como cierto lo creamos en nuestra vida. Podríamos decir, parafraseando a Ford, que tanto si crees en algo como si crees en otra cosa tienes razón, porque, en ambos casos, se van a producir resultados distintos.

El origen de nuestras creencias, se produce en las primeras etapas de nuestra existencia y se refuerzan a través de nuestros padres, la sociedad, las religiones, nuestros amigos, etc.  Alguien empieza diciendo que no eres muy listo, luego te lo repiten tus padres, como consecuencia empiezas a sacar malas notas y vas reforzando que eres tonto con cada paso que das y te lo crees como algo absolutamente cierto, y que no tiene remedio, cuando en realidad es una fabricación y una consecuencia de tus propias creencias.

Estas se refuerzan con la experiencia que, a la vez, las va justificando y potenciando. Tu exterior no solo las valida y aprueba, si no que las multiplica, mediante comentarios de personas cercanas y resultados acordes con la propia creencia y tu interior cada día mas se convence de que esa es la única realidad y que es inevitable vivirlo, para siempre, así.

La auténtica verdad, es que nadie es tonto por definición, ni inútil por esencia, ni deja de merecer todo lo bueno por un determinismo absurdo. Nadie es impotente por que naciera así, ni pobre porque su estructura sea carencial. Simplemente lo creyó en algún momento y lo fue potenciando con el paso del tiempo

Las creencias se sostienen por uno o más pensamientos y por una o mas emociones y para desactivarlas e introducir una nueva creencia hay que desactivar tanto el pensamiento como la emoción. Por tanto, para que una creencia interna sea poderosa debe conectar pensamiento y emoción lo que, a su vez, provoca determinadas acciones en consonancia con el pensamiento y la emoción. Si, por ejemplo, una persona tenía que compartir de niño una galleta que deseaba mucho con sus hermanos, a la vez de un pensamiento de carencia, tendrá una emoción de carencia y sus acciones serán asimismo carenciales. En ese momento la persona toma una decisión que se transforma en creencia. La decisión puede ser “no hay suficiente para mi” o “no tengo todo lo que deseo” o “lo bueno para mi es insuficiente”, o “nunca tendré lo que de verdad anhelo”, y lo repite para reforzarlo.

Cuando la creencia que se forma ha creado un surco muy grande e importante la llamamos mentira personal y para combatirla ofreceremos en el curso un método definitivo para detectar las creencias más insatisfactorias e introducir en nuestro interior unas nuevas creencias alternativas que nos permitan crear una realidad distinta.

Cualquier persona que acuda a este curso será capaz de transformar definitivamente su vida, cambiando sus creencias más insatisfactorias y abriéndose a unos resultados que antes pensaba imposibles e inalcanzables.

¿Te atreves?

Artículos destacados

¿Todavía no tienes tu regalo?

Solicita aquí el acceso a mi masterclass y el ebook «10 vitaminas para la prosperidad». Te sorprenderás de todo lo que eres capaz de lograr.

Ir arriba